Existen miles de formas de atraer la atención de nuestros clientes de forma puntual, pero a continuación le vamos a dar 5 razones que quizás nunca se había planteado, con las que entenderá que regalar un calendario corporativo es la mejor campaña de publicidad que puede hacer en su empresa.

1. Es un regalo útil

Está comprobado que los regalos de empresa más valorados por los clientes son los que aportan mayor utilidad. Un calendario es una herramienta de consulta inmediata, dentro del ámbito laboral y privado. De un solo vistazo organizamos y recordamos cualquier evento importante, desde fechas de entrega, exámenes o las tan ansiadas vacaciones. Y si se han tenido en cuenta ciertas cuestiones estéticas a la hora de diseñar el calendario, no solo el hecho de promocionar una marca, mucho mejor. Lo bonito siempre gusta.

2. Publicidad de Impacto prolongado

Trabajamos sobre la agenda digital o escrita, pero lo que visualizamos es el calendario. Si midiésemos la cantidad de veces que miramos un calendario, probablemente nos echaríamos las manos a la cabeza. Tendemos a colocarlos en lugares de acceso recurrente y a la vista: la nevera en casa, el escritorio en el trabajo.
Siguiendo este planteamiento, imagine ahora el innumerable número de veces en los que su marca está impactando en los clientes. Interesante, ¿verdad? Un calendario corporativo le ofrece como empresa un coste cero en publicidad durante 365 días al año y algunos días, ¡en varias ocasiones! Sin lugar a dudas, la mejor publicidad que puede hacer.

3. Un regalo de empresa muy barato

Si valoramos la rentabilidad como elemento publicitario de repetición que supone regalar y personalizar calendarios de empresa, el coste de imprimir los calendarios resultará más que amortizado en un periodo de tiempo relativamente corto.

4. Una llave de acceso a las empresas cuando se hace venta a puerta fría

Uno de los trabajos más complicados para un comercial es conseguir que le reciban en empresas y domicilios cuando se presenta a ofrecer sus productos y servicios a puerta fría. Si tiene equipo de comerciales y fuerzas de venta en la calle sabe de lo que hablamos.
En este caso, una estrategia tan simple como curiosa es presentarse en la ubicación del cliente con el pretexto de regalar el calendario de empresa, que casualmente será lo que sirva de argumento para evitar el tan temido “No podemos atenderte. Déjalo en el buzón”, y poder sortear así el telefonillo del local, oficina o nave de turno. Con un calendario de pared, la frase “Lo siento, no cabe en el buzón, ¿podría abrirme y se lo entrego en mano? Será solo un momento”. Le abrirá, los datos de su empresa siempre a muchas puertas.

5. La vista

Una de las barreras más frecuentes con el material impreso corporativo como las tarjetas de visita, es el uso que le dan a la información que las mismas contienen. Lo normal es que cuando un cliente decide llamar a su empresa, suele hacer un ejercicio de reflexión y búsqueda de la tarjeta para poder localizar su teléfono o su dirección, cosa que le llevará mucho tiempo. Ante esto el cliente acabará revisando los contactos de su móvil o buscando en Google los datos de su empresa pudiendo recibir algún impacto de empresas de su competencia, o peor aún, localizando los datos de algún otro proveedor de casualidad.3.1.5.2-ICONO-CALENDARIOS-GRAFICA-COLOR
Algo tan simple como regalar un calendario corporativo personalizado con los datos de su empresa bien visibles, puede atajar todo esto.

Si todas estas razones no le convencen, llámenos y podríamos darle muchos más argumentos basándonos en los resultados que obtienen nuestros clientes cuando regalan calendarios de empresa. Sin lugar a dudas, el regalo de empresa más efectivo y rentable en términos de publicidad.