Gráficas La Paz comenzó su andadura en el verano de 1981. Una máquina Heidelberg de un color, una de aspas, una guillotina, un puñado de tipografías de plomo y una visión clara del proceso de trasformación que sufriría la industria en los años venideros. Marcándose como objetivo principal cubrir sus necesidades de impresión. Ayudándoles previamente, en el desarrollo de sus formularios, talonarios y/o fichas de trabajo… Agilizando los tiempos administrativos con información clara a la hora de continuar con los procesos de entrega y facturación.

En el sector de las artes gráficas, las imprentas, hemos ido adecuando nuestra producción e infraestructura a las demandas del cliente que pronto pasaron de impresión en un color a dos colores, y posteriormente a cuatro colores.

Del mismo modo evolucionó nuestro catálogo de servicios y productos. Si bien el perfil de nuestro potencial, en un inicio, eran empresas que necesitaban definir su logotipo e imagen de marca para después imprimir toda la línea de papelería corporativa, ahora, por ejemplo, la mayor parte de la papelería la producen ellos mismos en impresoras de color, sacrificando muchas veces la calidad de su imagen de marca y encareciendo el producto unitario a causa de los altos costes de los consumibles informáticos. Lejos de pensar en que estos cambios sean auténticas amenazas para nosotros, asumimos el reto que nos plantean nuestros clientes cada día, estimulándonos y obligándonos a adaptarnos al entorno y los hábitos de consumo, a tomar decisiones, a evolucionar y a seguir creciendo.

.

Gráficas La Paz comenzó su andadura en el verano de 1981. Una máquina Heidelberg de un color, una de aspas, una guillotina, un puñado de tipografías de plomo y una visión clara del proceso de trasformación que sufriría la industria en los años venideros. Marcándose como objetivo principal cubrir sus necesidades de impresión. Ayudándoles previamente, en el desarrollo de sus formularios, talonarios y/o fichas de trabajo… Agilizando los tiempos administrativos con información clara a la hora de continuar con los procesos de entrega y facturación.

En el sector de las artes gráficas, las imprentas, hemos ido adecuando nuestra producción e infraestructura a las demandas del cliente que pronto pasaron de impresión en un color a dos colores, y posteriormente a cuatro colores.

Del mismo modo evolucionó nuestro catálogo de servicios y productos. Si bien el perfil de nuestro potencial, en un inicio, eran empresas que necesitaban definir su logotipo e imagen de marca para después imprimir toda la línea de papelería corporativa, ahora, por ejemplo, la mayor parte de la papelería la producen ellos mismos en impresoras de color, sacrificando muchas veces la calidad de su imagen de marca y encareciendo el producto unitario a causa de los altos costes de los consumibles informáticos. Lejos de pensar en que estos cambios sean auténticas amenazas para nosotros, asumimos el reto que nos plantean nuestros clientes cada día, estimulándonos y obligándonos a adaptarnos al entorno y los hábitos de consumo, a tomar decisiones, a evolucionar y a seguir creciendo.

.

Gráficas La Paz comenzó su andadura en el verano de 1981. Una máquina Heidelberg de un color, una de aspas, una guillotina, un puñado de tipografías de plomo y una visión clara del proceso de trasformación que sufriría la industria en los años venideros. Marcándose como objetivo principal cubrir sus necesidades de impresión. Ayudándoles previamente, en el desarrollo de sus formularios, talonarios y/o fichas de trabajo… Agilizando los tiempos administrativos con información clara a la hora de continuar con los procesos de entrega y facturación.

En el sector de las artes gráficas, las imprentas, hemos ido adecuando nuestra producción e infraestructura a las demandas del cliente que pronto pasaron de impresión en un color a dos colores, y posteriormente a cuatro colores.

Del mismo modo evolucionó nuestro catálogo de servicios y productos. Si bien el perfil de nuestro potencial, en un inicio, eran empresas que necesitaban definir su logotipo e imagen de marca para después imprimir toda la línea de papelería corporativa, ahora, por ejemplo, la mayor parte de la papelería la producen ellos mismos en impresoras de color, sacrificando muchas veces la calidad de su imagen de marca y encareciendo el producto unitario a causa de los altos costes de los consumibles informáticos. Lejos de pensar en que estos cambios sean auténticas amenazas para nosotros, asumimos el reto que nos plantean nuestros clientes cada día, estimulándonos y obligándonos a adaptarnos al entorno y los hábitos de consumo, a tomar decisiones, a evolucionar y a seguir creciendo.

.

El reto tecnológico que comenzó en el año 2000 nos obliga a dar una nueva vuelta de tuerca. Conscientes de convivir con un entorno mucho más visual y gráfico donde la comunicación es mucho más digital, “mudamos la piel” y pasamos de ser una imprenta tradicional a una agencia de artes gráficas, mostrando y ofreciendo nuestra parte más comunicativa y creativa, previa a la impresión offset y la impresión digital.
Nuestra capacidad de adaptación al cambio a estas alturas es indiscutible. Aunque hay premisas que son irremplazables y no renunciaremos a ellas porque son el pilar de nuestro servicio y el motivo que más confianza genera en nuestros clientes, la calidad de un servicio excelente.

En nuestro sector seguimos escuchando sin cesar el mantra “Barato, Bueno y Rápido”, y desde la honestidad y el conocimiento de más de 40 años imprimiendo y diseñando, continuamos respondiendo que “Barato, Bueno y Rápido”, es una utopía, porque realmente sólo se pueden elegir dos opciones a la vez:

Barato y rápido no será bueno

Barato y bueno no será rápido

Bueno y rápido no será barato

El reto tecnológico que comenzó en el año 2000 nos obliga a dar una nueva vuelta de tuerca. Conscientes de convivir con un entorno mucho más visual y gráfico donde la comunicación es mucho más digital, “mudamos la piel” y pasamos de ser una imprenta tradicional a una agencia de artes gráficas, mostrando y ofreciendo nuestra parte más comunicativa y creativa, previa a la impresión offset y la impresión digital.

Nuestra capacidad de adaptación al cambio a estas alturas es indiscutible. Aunque hay premisas que son irremplazables y no renunciaremos a ellas porque son el pilar de nuestro servicio y el motivo que más confianza genera en nuestros clientes, la calidad de un servicio excelente.

En nuestro sector seguimos escuchando sin cesar el mantra “Barato, Bueno y Rápido”, y desde la honestidad y el conocimiento de más de 40 años imprimiendo y diseñando, continuamos respondiendo que “Barato, Bueno y Rápido”, es una utopía, porque realmente sólo se pueden elegir dos opciones a la vez:

Barato y rápido no será bueno

Barato y bueno no será rápido

Bueno y rápido no será barato

El reto tecnológico que comenzó en el año 2000 nos obliga a dar una nueva vuelta de tuerca. Conscientes de convivir con un entorno mucho más visual y gráfico donde la comunicación es mucho más digital, “mudamos la piel” y pasamos de ser una imprenta tradicional a una agencia de artes gráficas, mostrando y ofreciendo nuestra parte más comunicativa y creativa, previa a la impresión offset y la impresión digital.
Nuestra capacidad de adaptación al cambio a estas alturas es indiscutible. Aunque hay premisas que son irremplazables y no renunciaremos a ellas porque son el pilar de nuestro servicio y el motivo que más confianza genera en nuestros clientes, la calidad de un servicio excelente.

En nuestro sector seguimos escuchando sin cesar el mantra “Barato, Bueno y Rápido”, y desde la honestidad y el conocimiento de más de 40 años imprimiendo y diseñando, continuamos respondiendo que “Barato, Bueno y Rápido”, es una utopía, porque realmente sólo se pueden elegir dos opciones a la vez:

Barato y rápido no será bueno

Barato y bueno no será rápido

Bueno y rápido no será barato

El exceso de información sigue siendo uno de los retos que nos encontramos a diario. Los clientes creen saber lo que necesitan: porque lo han buscado en internet, porque lo han leído, porque tienen un cuñado que sabe mucho de diseño gráfico o porque han visto una de las muchísimas ofertas que nos impactan a diario.

En nuestra humilde opinión, muchos clientes (independientemente de la envergadura del negocio) no saben lo que necesitan, ni por dónde empezar. Ahí es donde nuestro servicio de Consultoría Gráfica toma valor. Tras la primera conversación (totalmente gratuita), el cliente resuelve muchas dudas, empieza a ser consciente de lo que realmente necesita o de las opciones que puede elegir… Y toma decisiones ordenadas alineadas a sus objetivos y a sus necesidades.

GLP no es sólo el acrónimo de Gráficas la Paz SA. En GLP no sólo imprimimos flyers y folletos. GLP es algo más que una imprenta, somos Consultores de Artes Gráficas, que ofreceremos la solución perfecta para cada una de sus acciones corporativas, ya sean en impresión offset, en impresión digital o acciones puramente online. ¿Hablamos?

El exceso de información sigue siendo uno de los retos que nos encontramos a diario. Los clientes creen saber lo que necesitan: porque lo han buscado en internet, porque lo han leído, porque tienen un cuñado que sabe mucho de diseño gráfico o porque han visto una de las muchísimas ofertas que nos impactan a diario.

En nuestra humilde opinión, muchos clientes (independientemente de la envergadura del negocio) no saben lo que necesitan, ni por dónde empezar. Ahí es donde nuestro servicio de Consultoría Gráfica toma valor. Tras la primera conversación (totalmente gratuita), el cliente resuelve muchas dudas, empieza a ser consciente de lo que realmente necesita o de las opciones que puede elegir… Y toma decisiones ordenadas alineadas a sus objetivos y a sus necesidades.

GLP no es sólo el acrónimo de Gráficas la Paz SA. En GLP no sólo imprimimos flyers y folletos. GLP es algo más que una imprenta, somos Consultores de Artes Gráficas, que ofreceremos la solución perfecta para cada una de sus acciones corporativas, ya sean en impresión offset, en impresión digital o acciones puramente online. ¿Hablamos?

El exceso de información sigue siendo uno de los retos que nos encontramos a diario. Los clientes creen saber lo que necesitan: porque lo han buscado en internet, porque lo han leído, porque tienen un cuñado que sabe mucho de diseño gráfico o porque han visto una de las muchísimas ofertas que nos impactan a diario.

En nuestra humilde opinión, muchos clientes (independientemente de la envergadura del negocio) no saben lo que necesitan, ni por dónde empezar. Ahí es donde nuestro servicio de Consultoría Gráfica toma valor. Tras la primera conversación (totalmente gratuita), el cliente resuelve muchas dudas, empieza a ser consciente de lo que realmente necesita o de las opciones que puede elegir… Y toma decisiones ordenadas alineadas a sus objetivos y a sus necesidades.

GLP no es sólo el acrónimo de Gráficas la Paz SA. En GLP no sólo imprimimos flyers y folletos. GLP es algo más que una imprenta, somos Consultores de Artes Gráficas, y aunque entendemos lo pretencioso del término, le ofreceremos la solución perfecta para cada una de sus acciones corporativas, ya sean en impresión offset, en impresión digital o acciones puramente online. ¿Hablamos?

MICROCONSEJOS