Estos son los conceptos que describe la Real Academia Española para la palabra “Ambiguo”

Ambiguo

  1. adj. Dicho especialmente del lenguaje: Que puede entenderse de varios modos o admitir distintas interpretaciones y dar, por consiguiente, motivo a dudas, incertidumbre o confusión.
  2. adj. Dicho de una persona: Que, con sus palabras o comportamiento, vela o no define claramente sus actitudes u opiniones.
  3. adj. Incierto, dudoso.

Podríamos decir que en artes gráficas, el término “Ambiguo” va implícito frecuentemente de manera inconsciente (por supuesto), o mejor dicho, más bien por desconocimiento del propio usuario.

A través de nuestra columna Hablar por hablar, queremos crear una sección dedicada a las palabras, porque somos de los que piensan que la comunicación va estrechamente ligada a la impresión.

La información que recibimos y/o trasmitimos, se puede percibir o transferir de diferentes maneras. El contexto (de vital importancia) para la comunicación y más aún para la impresión, no va estrechamente ligado con la realidad de un trabajo impreso en papel, y me explico.

No es lo mismo un archivo pdf, jpg, tiff, png… Adaptado a un entorno web (post, newsletter, redes sociales…) Que un archivo pdf, jpg, tiff… Adaptado a un entorno para impresión (papelería comercial, folletos, calendarios, desplegables…) No es lo mismo, la calidad del archivo no es la misma. En un entorno web bastará con una resolución de 72 pp; en un entorno de impresión, lo mínimo para una buena calidad de impresión, no debe ser inferior a 300 pp.

De ahí que la misma información puede ser ambigua en un entorno web o en un entorno offset.

Por eso dicen que la experiencia es un grado. En GLP, la buena recepción del mensaje y el trato con el cliente para la resolución de problemas es una de nuestras máximas.

Una información puede ser ambigua sin siquiera darnos cuenta. Cuando la experiencia del emisor es distinta de la del receptor pueden darse mensajes equivocados.

En GLP seguimos apostando por el mejor servicio y calidad. La buena recepción del mensaje y el trato con el cliente para la resolución de problemas es una de nuestras máximas y es gratificante comprobar que los clientes lo aprecian de manera cotidiana. Los trabajos son vigilados durante todo el proceso, desde el diseño, composición y/o maquetado, hasta las segundas operaciones requeridas después de la propia impresión: manipulado, plegado, hendido, cosido o grapado, entre otros. Así hasta ser entregados.