La hostelería es uno de esos sectores que siguen tendencias.

Muchas de las decisiones que tomamos a la hora de invertir  en ocio, “nos entran por el ojillo”. Observamos el sitio, observamos a los camareros, observamos si hay una carta que nos de una pista del tipo de comida y/o bebida que podemos degustar…  Si nos decidimos a entrar, observamos si hay muchos clientes…

En fin, observamos muchas cosas y si entramos, o no, lo decidimos en menos de un minuto. Un minuto que para el cliente simplemente significa decidirse por un sitio u otro. Pero un minuto que para ti es importante porque puede significar una venta nueva.

Sabemos que hoy en día, todos, absolutamente todos, vamos “como motos”, programados al máximo con el objetivo de optimizar a tope nuestro tiempo productivo.  Todos vamos programados, salvo los que disfrutan de su ocio, estos, o sea, tu público objetivo, están buscando un negocio como el tuyo para invertir su tiempo y su dinero.

Sí, ya sé lo que estás pensando…

“Me parece un gasto innecesario renovar mi carta y/o menú

Te parecerá una acción innecesaria, pero, ¿cuántas temporadas tiene tu carta de mesa o tu carta de barra? ¿Está suave o ya está un poco tiñosa?

”¿Por qué voy a invertir en algo que tengo hecho? Total, ¡no tengo platos nuevos que añadir!”

Siempre, siempre hay algo nuevo que añadir, ¿ofreces consomé en verano? ¿ofreces gazpacho en invierno? ¿no? Entonces,  ¿por qué lo tienes todo junto?

“¡No necesito más cartas! Tengo una carta para cervezas, una carta de tapas y una carta de postres. Además, ¡me las regalan los proveedores!”

¡Ahí le has dado! ¡Tres tipos de cartas!… Cada una de su padre y de su madre, claro… Ahí lo dejo. ¡Viva la imagen de marca! ¿Te has planteado hablar con tus proveedores y en vez de regalar “lo mismo que le regalan a otros” colaboren en tu imagen de marca? ¡Piénsalo! No costarán tanto como piensas.

“No tengo tiempo de pensar en esas cosas”

Claro, ya sabemos, “vamos como motos”, para eso precisamente estamos nosotros aquí, para fabricar tus pensamientos, ¿no es tan difícil, no?

Tu carta / menú peronalizado, es elemento ¡más importante! que un cliente tendrá en sus manos.

Podríamos hablar de otras muchas impresiones para hostelería, como:

manteles de papel pequeños para desayunos y/o meriendas

manteles de papel en A3, para comidas y cenas

cartas de mesa o menús de mesa, cartas de barra o menús de barra

cuellos de botella y manteles de papel para cata de vinos, darán un toque muy personalizado a tus servicios.

Tarjetas, tarjetas de fidelización, carteles para  promociones, caballetes exteriores, roollUp, flyer’s y folletos publicitarios, vales o ticket regalo, ¿por qué no?

Te sorprendería saber lo que invierte tu competencia en su imagen corporativa.

Atendemos de manera personaliza cada pedido, no tenemos un muestrario básico, cada diseño gráfico está totalmente personalizado de cero para cada cliente, sea poca o mucha cantidad.

Ideas muy frescas fabricadas en diferentes materiales,  acabados y tamaños.

Tabernas, cervecerías, cafeterías, restaurantes, bar de tapas, bar de copas, bodegas, cata de vinos…

Podemos tener un negocio de hostelería de muchos tipos, pero todos los negocios deben cuidar e invertir en su imagen. Ese conjunto de “buen hacer”, es lo que permanecerá en el recuerdo de nuestro cliente y le hará repetir y recomendarte.

Los negocios son lo que proyectan, la impresión que dan son elementos fundamentales que percibe el cliente.

¿Hablamos?

Tu impresión es nuestra impresión.

packs personalizados a medida

packs personalizados a medida