Publicidad = Información = Posicionamiento = Refuerzo de marca = VENTAS

La información y la promoción son procesos necesarios para la consecución de objetivos de toda empresa, independientemente de su tamaño. La publicidad, además de despertar el interés de los clientes, tiene que trasmitir profesionalidad y diferenciarla de las demás. El material impreso es el instrumento perfecto para dar a conocer los productos y/o servicios que queremos ofrecer, bien sea en forma de tarjetas, folletos, dípticos, trípticos, carteles, rollup…

Conscientes del ajustado presupuesto que manejan los emprendedores y el pequeño comercio, en GLP hemos desarrollado una serie de pack, que se ajustan a todas las necesidades. Tarjetas, talonarios, cartas, sobres, sellos de caucho, flyer’s, roll up Son algunas de las propuestas.

Invertir en publicidad no es un gasto, es una inversión.

La publicidad impresa sigue siendo una de las armas más potentes utilizadas en el marketing, carteles, folletos, tarjetas… Son elementos, que a primera vista diferencian tu negocio de los demás. A la hora de desarrollar el diseño gráfico hay que tener claro lo que se quiere trasmitir, teniendo en cuenta que cuanto más impactante sea, más llamará la atención de los clientes potenciales. Si además el mensaje va acompañado de alguna promoción, fotos de las instalaciones o productos reales, esta ganará en veracidad.

En la actualidad, la combinación de impresión entre offset y digital, permite a cualquier empresa invertir en publicidad. En GLP somos desarrollamos bien nuestro trabajo, nuestros profesionales te asesorarán del producto que más encaje con las necesidades de tu negocio.

¿Para vender? ¡Tácticas inteligentes!

Para vender. Tacticas intenligentes

Adelántate a las necesidades de los clientes.

Todos, consciente o incoscientemente sabemos qué es lo que le podemos ofrecer a un cliente antes de que él mismo lo solicite, adelantarse a sus espectativas será un gran primer paso.

El servicio postventa, es imprescindible para fidelizar clientes.

No se trata sólo de vender, cobrar y olvidarnos del cliente, no. Contactar de vez en cuando con el, ya sea vía teléfono o con un correo electrónico (dependerá de cada tipo de producto), hará que nos tenga en mente y estemos en su “lista de proveedores habituales”.

Regala ocio.

Ya la palabra “regalo”, de por sí, es atrayente. El factor sorpresa jugará a tu favor si en vez de un descuento en productos, regalas ocio a tus clientes: entradas de cine, teatro, balneario… Llegar a acuerdos con otras empresas para poder regalar actividades de este tipo, te diferenciarán de los demás.

Campañas promociales.

Las acciones promocionales minimizan costes. Utilízalas para probar productos y estudiar la respuesta del consumidor. Una buena inversión (con gasto controlado) que te permitirá conocer el mercado.

Organiza eventos.

Puede ser en el propio establecimiento o en otro que no tenga nada que ver con tu zona comercial. El objetivo es, que los asistentes pasen un rato agradable, fidelizarás a unos cuantos asistentes.

Las claves para que funcione un evento son: organización y poder de convocatoria (avisa a los asistenes con antelación para que organicen su agenda), promueve el Networking mientras toman un aperitivo interactuando con los demás y controla quien asiste.

Llevar a cabo esta acción requiere programación. Seguro que encuentras colaboradores que te ayuden a desarrollar la acción que también saldrán beneficiados con la promoción.

 

¿De qué sirve vender el mejor producto si nadie te conoce?

¿De qué sirve tener el mejor servicio si nadie te conoce?