Un calendario corporativo es uno de los mejores regalos publicitarios que se le puede hacer a un cliente. Es una herramienta que todos utilizamos a diario, tanto directivos de grandes empresas como pequeños emprendedores o amas de casa, entre otros.

Es rápido. Se usa tanto en el área profesional como en el ámbito privado, el calendario es una herramienta rápida y de gran ayuda que permite anotar y recordar asuntos personales: cumpleaños, aniversario, una fecha especial o incluso los días programados para vacaciones.

Contacto siempre a mano. Su funcionalidad y diseño (con el refuerzo de imagen y mensaje de marca que esto supone para su empresa), son la clave para lograr que el calendario corporativo permanezca a la vista de su cliente durante todo el año. La acción a la llamada será más fácil.

Reconocimiento de marca. Su logotipo les será familiar. Cuando a un cliente, o a un posible cliente, le surja la necesidad de contratar los productos y/o servicios que su empresa ofrece, lo normal será que haga memoria entre sus proveedores, es muy probable que el nombre de su empresa sea el primero que le venga a la mente; o busque proveedores nuevos, acción que lleva tiempo. Muchas veces, el tiempo es dinero. En la dinámica moderna de trabajo, en la que el tiempo es un bien escaso, su cliente no invertirá más tiempo del necesario. Lo más probable es que utilice los recursos que tiene más a mano, o más a la vista. ¿Hay algo más a la vista que un calendario? ¿No es eso posicionar?

Publicidad gratis. Su publicidad permanecerá durante todo el año en el escritorio de sus clientes. Cada mes es un anuncio para su empresa. El objetivo, la repetición.

Herramienta de organización muy práctica. El calendario de papel puede convivir perfectamente con el calendario digital, con la ventaja de que el calendario de papel nunca se “queda colgado”.

Planificamos en la agenda pero visualizamos en el calendario.

Siempre a la vista. Las personas tendemos de manera instintiva a mirar los calendarios de las mesas.

Se puede compartir. Válido los 365 días del año. El calendario puede ser consultado por varias personas a la vez, salvo el calendario de bolsillo que se considera personal porque va guardado en la propia cartera junto tarjetas de crédito y otras identificaciones.

Un bien escaso. Tendríamos que hacer verdaderos esfuerzos para recordar aquellos años en los que el regalo de empresa por excelencia era el calendario de mesa. Era una carrera de fondo y sólo los más bonitos o prácticos lograban permanecer en la mesa durante todo un año, el resto terminaba en la basura. Contrariamente a lo que muchos puedan pensar, el calendario es un regalo promocional al alcance de cualquiera. Lo normal no es pedir unidades sueltas. Pero ¿se ha parado a pensar en cuanto sale la unidad? El costo por unidad es bastante asequible y será más que “amortizado con creces”, en cuanto su cliente o un posible cliente, haga un pedido (recuerde que tiene 12 meses para amortizarlo). Probablemente este regalo promocional no se convierta en venta, pero al menos, conseguirá abrir una puerta.

Llegar el primero. La fecha ideal para repartir calendarios es noviembre.

Un calendario corporativo es uno de los mejores regalos publicitarios que se le puede hacer a un cliente. Es una herramienta que todos utilizamos a diario, tanto directivos de grandes empresas como pequeños emprendedores o amas de casa, entre otros.

Es rápido. Se usa tanto en el área profesional como en el ámbito privado, el calendario es una herramienta rápida y de gran ayuda que permite anotar y recordar asuntos personales: cumpleaños, aniversario, una fecha especial o incluso los días programados para vacaciones.

Contacto siempre a mano. Su funcionalidad y diseño (con el refuerzo de imagen y mensaje de marca que esto supone para su empresa), son la clave para lograr que el calendario corporativo permanezca a la vista de su cliente durante todo el año. La acción a la llamada será más fácil.

Reconocimiento de marca. Su logotipo les será familiar. Cuando a un cliente, o a un posible cliente, le surja la necesidad de contratar los productos y/o servicios que su empresa ofrece, lo normal será que haga memoria entre sus proveedores, es muy probable que el nombre de su empresa sea el primero que le venga a la mente; o busque proveedores nuevos, acción que lleva tiempo. Muchas veces, el tiempo es dinero. En la dinámica moderna de trabajo, en la que el tiempo es un bien escaso, su cliente no invertirá más tiempo del necesario. Lo más probable es que utilice los recursos que tiene más a mano, o más a la vista. ¿Hay algo más a la vista que un calendario? ¿No es eso posicionar?

Publicidad gratis. Su publicidad permanecerá durante todo el año en el escritorio de sus clientes. Cada mes es un anuncio para su empresa. El objetivo, la repetición.

Herramienta de organización muy práctica. El calendario de papel puede convivir perfectamente con el calendario digital, con la ventaja de que el calendario de papel nunca se “queda colgado”.

Planificamos en la agenda pero visualizamos en el calendario.

Siempre a la vista. Las personas tendemos de manera instintiva a mirar los calendarios de las mesas.

Se puede compartir. Válido los 365 días del año. El calendario puede ser consultado por varias personas a la vez, salvo el calendario de bolsillo que se considera personal porque va guardado en la propia cartera junto tarjetas de crédito y otras identificaciones.

Un bien escaso. Tendríamos que hacer verdaderos esfuerzos para recordar aquellos años en los que el regalo de empresa por excelencia era el calendario de mesa. Era una carrera de fondo y sólo los más bonitos o prácticos lograban permanecer en la mesa durante todo un año, el resto terminaba en la basura. Contrariamente a lo que muchos puedan pensar, el calendario es un regalo promocional al alcance de cualquiera. Lo normal no es pedir unidades sueltas. Pero ¿se ha parado a pensar en cuanto sale la unidad? El costo por unidad es bastante asequible y será más que “amortizado con creces”, en cuanto su cliente o un posible cliente, haga un pedido (recuerde que tiene 12 meses para amortizarlo). Probablemente este regalo promocional no se convierta en venta, pero al menos, conseguirá abrir una puerta.

Llegar el primero. La fecha ideal para repartir calendarios es noviembre.

calendarios para empresas